VIOLENCIA: Misterioso, complicado y dañino fenómeno. PARTE 2

La violencia, es consecuencia de la injusticia; la gente se violenta, grita y se altera, no por miedo a la delincuencia o a la maldad, sino porque sabe que está expuesto a la falta de justicia.

Casos extremos, son esas comunidades donde han optado por hacer justicia por su propia mano. Son los casos de los linchamientos en las plazas de algunos pueblos del sur y el asesinato de asaltantes en los transportes públicos, donde la misma gente encubre al justiciero social.

La justicia es una de las soluciones que contrarresta los efectos de violencia en sus diferentes modalidades. La justicia, es lo que restaura el respeto por las leyes. La justicia, es lo que hace que las personas eliminemos la mentalidad de un México donde todo se puede. ¿Dónde están entonces los políticos íntegros que habrán de restablecer la justicia?

La segunda solución, que debe de ir a la par con la justicia (procuración), es la FORMACIÓN CIUDADANA. ¿Dónde están los ciudadanos dispuestos a respetar las leyes? ¿Dónde están los padres dispuestos a enseñar orden y legalidad a sus hijos? Sé, que el ciudadano necesita la motivación de la justicia, así como los gobernantes ocupan la motivación de la legalidad ciudadana.

Esto nos enseña que la solución, es como una carreta de dos ruedas, así como lo dijo Orlando Leoluca ex alcalde de Palermo Italia: “una procuración de justicia, sin programas ciudadanos formativos preventivos; o un programa ciudadano preventivo formativo, sin una procuración real de justicia, es como una carreta que gira en círculo sin llegar a ningún destino”.

Recientemente, participé en un taller para el fortalecimiento de capacidades de las organizaciones de la sociedad civil, organizado por la Secretaría de Gobernación, en coordinación con el Gobierno del Estado de Sinaloa y a través de la Secretaría General de Gobierno.

El taller, concentró a un sinnúmero de ciudadanos organizados en diferentes asociaciones civiles, cuyos objetivos se centran en el apoyo a los más vulnerables.

Estas organizaciones, son fundamentales para el fortalecimiento del tejido social; y la pertenencia ciudadana, es la que detona un escenario para el fomento de la cultura de participación, servicio, transformación y legalidad.

Con agrado, observé el planteamiento de la Secretaría de Gobernación para motivar y respaldar las acciones ciudadanas, las cuales, en conjunto con el gobierno forman la carreta de dos ruedas que menciona Orlando Leoluca.

Una sociedad civil organizada, es una plataforma de transformación para el fomento de cambios conductuales que en conjunto con la procuración de justicia, se trabaje en reducir los índices de violencia en nuestro país.


Featured Posts
Recent Posts