¿Cuántos años tienes?

Ante la pregunta de: “¿cuántos años tienes?”, todos hacemos mención de los años que hemos vivido; pero en realidad, esos son los años que ya no tenemos. Los años que realmente tenemos, son los que aún nos faltan por vivir.

Una persona que está destinada a vivir 80 años, pero ha vivido 30, en realidad tiene 50 años disponibles. Así mismo, una que ha vivido 50, sólo cuenta con 30 años; y quien ha vivido 70 años, tan sólo tiene 10 años. Esos son tus verdaderos años de vida.

Los años que tenemos disponibles son los únicos que podemos usar, para planear y administrar (aprovechar). Son los años en los que podemos prepararnos, trabajar y alcanzar sueños.

Tus años, son los que tienes a partir de este momento que te encuentras leyendo esta nota, y debes aprovecharlos al cien por ciento; para ello, debes preguntarte lo siguiente: ¿Cómo los voy a vivir?

¿Qué planes tengo? ¿Voy a vivir quejándome o disfrutándolos? ¿Voy a vivir enojado o feliz? ¿Voy a perder el tiempo o lo voy a aprovechar? ¿Voy a pasar la vida pensando o haciendo? ¿Voy a amar u odiar? ¿Voy a hacer amigos o enemigos? ¿Voy a hacer las cosas bien o mal? ¿Voy a ser egoísta o liberal?

Si no vives lo positivo, lo bueno, lo que es de honra y respeto, entonces ya no tienes años, significa que estás muerto en vida; así lo dijo Antonio Muñoz en su poema: “No son muertos los que en dulce calma, la paz disfrutan en la tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía”. Las personas no morimos en el momento que dejamos de respirar, sino cuando ya no tenemos porqué vivir. Una persona como la que menciona Antonio Muñoz, no tiene sueños, ni metas, ni planes, ni ánimo ni motivos de vida. Una persona sin años, vive amargada y sin ilusiones.

No hay nada que la alegre. Es un error celebrar los años que ya no tenemos, lo que debemos celebrar son los logros y los años que están por venir.

Nadie es joven por haber vivido 20 años, ni se es viejo por vivir 50. Quizás el de veinte sólo cuente con 10 años disponibles y el de 50, aún tenga treinta. La juventud y la vida, no es por los años vividos, sino por los sueños, la actitud, la paz, el estado de ánimo y el entusiasmo.

La vida y los años disponibles se incrementan cuando gozamos de la frescura de los manantiales profundos de amor, paz y esperanza que tenemos en el corazón. Cien años arrugan la piel, pero el pesimismo arruga el alma.

La preocupación, la duda, la desconfianza, la soberbia y el egoísmo, corrompen el corazón y nos roban lo único que tenemos: “el presente (el hoy)”. Así vivas 70 ó 15 años, procura que en tu corazón siempre exista el deseo por lo maravilloso.

Cuando ya no te asombren las estrellas, ni la luna, ni el mar, ni las montañas, es porque tus años de vida se están acortando.

¿Quieres saber que tan joven y que tan viejo(a) eres? Eres tan joven como tu fe, y tan viejo(a) como tus dudas; eres tan joven como tu confianza en ti mismo(a), y tan viejo(a) como tus temores; eres tan joven como tu esperanza, y tan viejo(a) como tu desesperación.

El mejor regalo que tienes en esta vida, es el día de hoy, porque el ayer ya no existe y el mañana no sabes si llegará.


Featured Posts
Recent Posts