Diversidad Social

La diversidad, es una de las características que distingue a una sociedad; y en los tiempos que vivimos, esta diversidad o maneras de pensar, de creer y de vivir, va en aumento. A pesar de ser normal la diversidad, existen formas y estilos de vida que deberían asombrarnos, pero, nos estamos acostumbrando a ellas.

Junto con la diversidad, la sociedad también tiende a manejar la aprobación y la desaprobación, pero, ¿quién aprueba y quién desaprueba dentro de la sociedad? ¿Quién es el juez social? Vemos en las redes las opiniones diversas que se vierten. ¿Quién tiene la razón en todo esto? Dijo Henry Ford, "si crees que puedes, estás en lo correcto; y si crees que no puedes, también estás en lo correcto". La falta de una formación con base en principios o leyes universales de vida, da pie al surgimiento de miles de ideas, grupos y células que defienden sus convicciones.

Ideas que han sido alimentadas, de donde salen las opiniones e incluso las críticas y las desaprobaciones. Han surgido maneras de pensar y de vivir que no existían, que nunca nos imaginamos que podríamos contemplar como normales. Hay reclamos sociales para que sean aprobadas o aceptadas en lo general algunas maneras de vivir.

¿Qué es lo correcto y qué es lo incorrecto en esta sociedad? ¿Qué ley determina esto? Si no existe, ¿debería existir? Con el paso del tiempo vemos a familias que se han visto influenciadas por la diversidad, donde los hijos han sido movidos de sus bases o enseñanzas originales, para adoptar formas actuales que en muchos de los casos son calificadas como fuera de orden. Sin embargo, hay familias que con el paso del tiempo conservan sus enseñanzas formativas (principios).

¿Por qué algunas familias conservan enseñanzas y otras las pierden? Esto es algo que depende de la relación y cercanía que tienen sus miembros entre sí. Esa cercanía, les permite conservar esas bases, pero cuando se alejan o se aíslan se pierde la empatía emocional y espiritual.

La sociedad, experimenta todos los días esta diversidad. Los amigos que teníamos en la secundaria nos permitieron un escenario de creencias; pero con el paso del tiempo, encontramos que creen en cosas muy distintas a las que creíamos y que practicábamos con ellos en la adolescencia y la juventud. La diversidad, es y seguirá siendo una característica fundamental dentro de la sociedad.

Hay cosas que son correctas y aprobadas por el círculo de influencia donde convivo, pero desaprobadas por los que creen diferente a mí. Tanto unos como otros, sentimos que estamos en lo correcto, lo cual es normal desde la perspectiva social. La diversidad, es algo maravilloso, pero se vuelve destructivo cuando no existen normas universales o principios que la regulen. Todos tenemos la libertad de creer y actuar, pero se requiere que esa libertad esté regida por el respeto al derecho que los demás tienen. Es necesario tener plena conciencia que no podemos pedir aprobación general para algo que es convicción personal o grupal. Las mismas religiones no pueden exigir que se haga universal lo que debe ser personal u organizacional.


Featured Posts
Recent Posts