Precaución y Prevención

Es triste ver la forma en que se desfigura la armonía, la tranquilidad, la confianza, la libertad, la paz, el orden, la estabilidad y la inocencia de los niños en nuestro país a causa de la violencia que exhibe la ausencia, descuido y omisiones de algunas autoridades.

Las cosas se salen de control en gran parte del territorio mexicano, a tal grado, que no podemos mencionar zona alguna exenta de éste fenómeno de descomposición.

Los temas cotidianos en los medios de comunicación y redes sociales, son el abuso de autoridad, el enriquecimiento de políticos, la inconformidad aprovechada por el anarquismo para desestabilizar y violentar; además de un problema mucho más preocupante, como lo es, el caso de niños, adolescentes y jóvenes involucrados en actos de violación y asesinatos que están siendo calificados como malévolos y hasta sádicos; lo cual, se nos hace difícil e imposible de reconocer y mencionar.

Sumado a esto, vemos el incremento de casos de desaparición de jovencitas en el país, además de escuchar el reclamo de seguridad por todos lados y las exigencias de justicia en infinidad de casos, que terminan siendo voces sin respuesta, sin que nada pueda detener lo que crece antes que disminuir, dando lugar a una zozobra social.

No me es grato tocar este tipo de temas, pero no se puede seguir viviendo como si nada estuviera pasando. No pretendo ser alarmista sino realista, para un enfoque de solución, enfrentando lo que busca arraigarse. La crisis, crece de manera exponencial cuando la vemos como inofensiva y sin tomar las medidas adecuadas. Es por eso, que se necesita una acción de gobierno seria, que inicie por no solapar ni permitir, la pésima calidad que han exhibido en los últimos tiempos los que se supone deben velar por nuestra seguridad y bienestar. Hay números que nos dicen que el 97% de los casos de políticos corruptos no han sido sancionados, lo que nos habla del porqué es una práctica que transforma a la sociedad en un escenario de rapiña, amparado en cierta forma por la indiferencia ciudadana.

Paralelamente al trabajo que debe y necesita realizar la autoridad, los ciudadanos debemos tomar las precauciones necesarias, pero no de manera alarmista, sino de manera preventiva, porque no podemos vivir como si nada estuviera pasando. Necesitamos aprender a no ser presas de la crisis, ni de la zozobra. Los padres de familia, necesitamos estar más cerca de nuestros hijos; y no solamente para educarlos, sino para establecer una cultura de prevención y precaución.

Ciertamente, existen niños, adolescentes y jóvenes que parecieran normales, y no se diga de adultos, que son parte de la descomposición. El descuido, eleva los riesgos y facilita los accidentes y las tragedias, es por ello, que no debemos confiarnos, hay que educar a los niños, adolescentes y jóvenes, para que aprendan a cuidarse y no exponerse a los peligros que pueden ser evitados bajo esta cultura de prevención; es importante tomar las precauciones en casa, porque las personas más seguras para los hijos, son sus padres, con algunas reservas por causa de aquellos que son faltos de valores y principios para educar y proteger a sus hijos.


Featured Posts
Recent Posts